LA RESPONSABILIDAD POR DEUDAS DEL ADMINISTRADOR SOCIETARIO

Uno de los principios básicos de nuestro derecho societario es la limitación de responsabilidad patrimonial de las sociedades de capital.

Esto es, las sociedades de capital (principalmente Sociedades Limitadas y Anónimas) responden de sus deudas con el patrimonio empresarial. Pero sólo y exclusivamente con este patrimonio y con ningún otro. De este modo no responden de las deudas de las sociedades los patrimonios ni de los socios de las sociedades, ni tampoco los patrimonios de los administradores de las mismas.

Si su sociedad tiene una deuda, es esta empresa la que lo tiene que pagar y no Ud. como socio o administrador con su dinero personal.

Este es el principio general, pero en determinadas ocasiones la ley establece determinadas responsabilidades de carácter especial. En estas ocasiones es posible que los ADMINISTRADORES tengan una responsabilidad sobre las deudas y como consecuencia de la misma tengan que pagar personalmente las deudas de la sociedad.

Hablamos de responsabilidad de los administradores, nunca y en ningún caso de los socios, del mismo modo que un accionista de Telefónica, nunca y en ningún caso debe pagar deudas de la empresa.

De este modo la Ley de Sociedades de Capital establece tres regímenes de responsabilidad hacia los administradores, son los siguientes:

-Régimen de Responsabilidad Social (art. 238 LSC). La acción social de responsabilidad lo entabla la propia empresa contra su administrador, daño causado por actos u omisiones contrarios a la ley o a los estatutos o por los realizados incumpliendo los deberes inherentes al desempeño del cargo (recordemos que entre los deberes de los administradores están los de diligencia, lealtad, de evitar el conflicto de intereses, etc.)

-Régimen de Responsabilidad Individual (art. 241 LSC). La acción individual de responsabilidad puede ser entablada por socios y por terceros en reclamación de los daños causados por los administradores que lesionen directamente sus intereses.

-Responsabilidad por deudas consecuencia del incumplimiento de la obligación de disolución (Art. 367). Responden de las deudas sociales posteriores al acaecimiento de la causa legal de disolución los administradores que incumplan la obligación de convocar en el plazo de dos meses la junta general para que adopte, en su caso, el acuerdo de disolución, así como los administradores que no soliciten la disolución judicial o el concurso de la sociedad. Es causa de disolución la existencia de pérdidas que dejen reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social.

-Por ultimo existe una teoría jurisprudencial que también permite la aplicación de responsabilidades en base a criterios diferentes de los anteriores, teoría denominada de Levantamiento del Velo, que se aplica cuando en el caso concreto se desprende que los administradores han empleado la personalidad jurídica de la sociedad como un medio o instrumento defraudatorio.

En base a todo lo anterior, si a su empresa le debe dinero una sociedad que Ud. sabe que no tiene patrimonio para pagar, puede acudirse a alguna de estas vías (entre otras) para lograr ver su deuda satisfecha.

En posteriores posts analizaremos cada una de estas figuras, sus requisitos y aplicación jurisprudencial.

Antes de dar la deuda por perdida no dude en consultar a Navarro Llima Abogados S.L. Siempre en defensa de sus intereses.

 

 

2 Comentarios
  • Cindy Vanessa
    Publicado a las 03:05h, 08 mayo Responder

    Buenas noches quiero hacer unas consultas sobre un socio que se le impide ingresar a la empresa

    Y le exigen que renuncie a la empresa voluntariamente.

    • Navarro Llima Abogados
      Publicado a las 13:14h, 09 mayo Responder

      Buenos días Sra. Vanessa,

      En cuanto a su consulta, esto depende del tipo de sociedad de la que se trate y de la relación del socio con la misma. En caso de ser una Sociedad Laboral o de otro tipo en la que el socio al que se está impidiendo la entrada desarrolla normalmente su puesto de trabajo, si no se le está dejando entrar, y además se le está exigiendo una renuncia voluntaria a la empresa, puede que se esté incurriendo en este caso en una vulneración de derechos fundamentales.

      Por otro lado, en otros casos dependerá del tipo de sociedad, pero cabe remarcar que, de acuerdo con la Ley de Sociedades de Capital, rige un principio de igualdad de trato, dándose que la sociedad deberá dar un trato igual a los socios que se encuentren en las mismas condiciones.

      Por último, como norma general no se puede echar a un socio de manera arbitraria, esto se da por causas tasadas, por lo que no es legítima esa exigencia de renuncia.

      En todo caso, dada la aparente precariedad actual de ese socio, le recomendaríamos hacerse con la representación de un abogado que estudie el caso más profundamente, si desea contar con nosotros para esa labor no dude en ponerse en contacto a través de info@navarrollimaabogados.com.

      Muchas gracias por su comentario, un cordial saludo.

      Navarro Llima Abogados.

Deje un comentario

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia del usuario. Al continuar navegando aceptas su uso. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies