English / Español

Conflictos comerciales

Poseemos una gran experiencia en resolución negociada de conflictos comerciales, realizando un exhaustivo análisis de fortalezas y debilidades de las partes y sus influencias, obteniendo soluciones satisfactorias en tiempo record y con un mínimo coste.

Por supuesto no siempre es posible alcanzar esta solución negociada, en cuyo caso, tras el oportuno análisis de viabilidad y éxito,  defendemos a nuestros clientes en el ejercicio de las oportunas acciones ante los tribunales de justicia u organismos de arbitraje. Es habitual que procedimientos que se inician como simples reclamaciones de deuda impagada, terminan convertidos en conflictos comerciales en los que el deudor esgrime algún incumplimiento de obligaciones para tratar de evitar o retrasar el pago de la deuda.

Entre los conflictos que solventamos con habitualidad ante los tribunales de justicia se encuentran conflictos por defectos de calidad de la mercancía suministrada, retrasos en plazos de entrega, incumplimientos plenos por entrega de cosa distinta (aliud pro alio), etc. y muy especialmente los derivados de procesos de extinción de contratos de agentes y distribuidores comerciales, especialidad donde acumulamos una extensa practica que incluye, tanto la prueba de las obligaciones de las partes como las relativas al cálculo de las retribuciones y diferentes indemnizaciones que dentro del proceso pueden surgir (por preaviso, daños y perjuicios e indemnización por aprovechamiento de clientela).

Conflictos societarios

Poseemos una dilatada experiencia tanto en la resolución de conflictos en representación del socio minoritario como de la mayoría. Estudiamos en profundidad de los antecedentes y origen del conflicto, atendiendo en primer lugar a una solución negociada del mismo, siempre con la meta de salvaguardar la convivencia empresarial, y en caso de que no fuera posible desarrollamos la estrategia a medida de nuestro cliente, lo que puede exigir la impugnación de acuerdos societarios, designación de auditor de cuentas, procedimientos de responsabilidad de los administradores, elaboración de protocolo familiar, expulsión del socio conflictivo e incluso la escisión o disolución de la sociedad.

En todos los casos, agotamos previamente mediante negociación  todas las hipótesis y posibilidades de alcanzar una solución amistosa al conflicto.